viernes, agosto 17, 2018
Crónicas Centroamericanas.

dav

Crónicas Centroamericanas.

LUIS JOSE RUEDA:

EL SOBREVIVIENTE DEL 46.

Es poco, por no decir nada, lo que dé el, en este tiempo, se conoce.

Por fortuna, revisando la Edición Especial de la Memoria de los V Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe de 1946 en Barranquilla- completo documento histórico cedida a la Gobernación del Atlántico por Don José Tito Quintero- me topé con una foto cuyo rosto, de perfil, reconocí y cuyo nombre comprobé cuando uno de sus nietos, Roberto Ruiz, quien labora en Indeportes, con sorpresa confirmó con una exclamación de alegría: “.si, ese es mi abuelo!!!!”

-¿Está vivo?- -pregunte.

-Si, claro. Tiene 104 años…Está lúcido. ¡Se acuerda de todo! – comentó su nieto sin salir de su asombro.

Traje a mi memoria el recuerdo de aquel profesor de Educación Física que me dio clases en el Bachillerato de Soledad durante 1.966,1967,1968 y 1969, año en que mi grado de Bachiller Académico estuvo a punto de truncarse porque el mismo profesor de la foto me hizo perder justicieramente, la materia por inasistencia. No me quedó otra solución que cumplir rigurosamente, en un horario infernal – 12:15 pm- con las 12 horas que habilitaban la materia. Así era él. Todavía lo es. Serio, responsable, puntual.

El profesor Luis José Rueda, es una de las 92 personas que conformaron la estructura funcional de los V Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe de 1946 en Barranquilla, certamen continental que registró dos hechos históricos importantes: haber sido designada la sede a una ciudad no capital del país, y pulverizar el record de participación de países, deportistas y deportes superando a Panamá que fue sede en 1938.

No fue para nada difícil el dialogo con él. Debo confesar que aún no salgo del asombro por la manera como narra cada momento de su vida, sin olvidar detalles, sin vanagloriarse, sin ínfulas de grandeza, aunque lo podría ser, por lo que representa a quienes, como yo, tuvimos la oportunidad de ser sus alumnos, aunque es preciso advertir que no fui el más aventajado.

Con una voz vibrante, quien lo creyera, recuerdo que nació el 3 de julio de 1914 en Betulia, Santander, y que llego a Barranquilla en 1934 como miembro de una Comparsa de Teatro que buscaba espacio por el desarrollo que en esta actividad tenía la ciudad.

Pero, no fue así. No se dio el éxito esperado razón por la que la Compañía se liquidó y no le quedó una opción diferente a vincularse al Ejército prestando el Servicio Militar en el Batallón acantonado en el Callejón Cuartel con Paseo Bolívar:

Fueron seis años de formación militar que, al final de cuentas, con el grado de Sargento, le marcaron su futuro.

En 1941 contrajo nupcias con Clara Suarez (q, e, p,d) de cuya unión nacieron sus hijos: Imelda, Magali, Clara, Luis Albero ,Juan José, Alfonso Gabriel e Hildeberto (q.e.p.d)

SU OBRA.

Los cursos de Educación Física adelantados en sus años de formación militar le permitieron en 1942 iniciar su vida profesional vinculándose a los colegios Biffi , La Salle, Sagrado Corazon,San José y San Roque ,regentado por el recordado padre, Stanley Matute. En 1945 el presidente del Comité Organizador de los V Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, Dr. Rafael Gerlein y Villate tuvo a bien convocar a los profesores de Educación Fisca que trabajaban en las distintas escuelas y colegios de la ciudad con el fin de vincularlos al certamen en los distintos comités que integraron la estructura funcional de los Juegos de Barranquilla.

Al profesor Luis José Rueda, le asignaron el cargo de Director de la Piscina Olímpica asumiendo funciones inherentes a la elaboración de planillas, horario de entrenamientos y competencias, estar pendiente del nivel del agua, el aprovisionamiento del material químico, la consecución y distribución del material de apoyo y la custodia de los 12 cronómetros utilizados durante campeonato .que gano México pero que permitió a Colombia subir al podio dos veces con Luis “El Tiburón” González medallista de oro en los 400 y 1500 metros.

Al final del dispendioso trabajo que comenzaba a las 7 de la mañana y terminaba a las 11 de la noche, le cancelaron 70 pesos por el servicio prestado en los Juegos y, por su excelente labor, días, después, fue nombrado profesor en propiedad de Educacion Física

Por un momento, se levantó de la silla, se dirigió a una pasarela de cemento de unos 6 metros de largo por 1 metros de ancho, que construyo en la parte alta del patio de la amplia casa ubicada en el barrio Santo Domingo Sabio Se agacho, y saco de una caja de madera uno de los cuatro pequeños morrocoyos que allí permanecen y acariciándole la coraza me dijo: “estos animalitos han nacido en la parte baja del patio, pero su proceso de crecimiento es muy largo ….”

Tras la breve pausa, recordó que en el año 1950 fue llamado a integrar el grupo de personas que organizaron los Juegos Atléticos Nacionales de Santa Marta.

Muestra, con orgullo, el Libro de Recuerdos del colegio Biffi donde aparecen fotos de las revistas de gimnasia que él dirigía, las fotos de los eventos que el organizaba, sus desfiles, la banda de Guerra (ahora son de Paz). Eran, sencillamente, espectaculares. A mí todo eso me consta, porque fui su alumno.

Y, por supuesto, mencionó a algunos alumnos connotados como el arzobispo Ruiseco, al Obispo Puccini, al padre Blanco, Helmut Bellingrodt, Alberto Carbonell. Vicente Noguera, Enrique Vengoechea, Roberto Gerlein Echeverría, entre otros. .

Retrotrajo la época de profesor en el colegio de Bachillerato de Soledad donde estuvo entre 1962 y 1872, y su paso por el Carlos Meisel. Son muchos, muchísimos los que tuvimos el privilegio de ser sus alumnos y quienes recordamos el sonido seco que producía el contacto de los dos palitos de guayacán que utilizaba en vez del tradicional pito.

A los 70 años, y después de 47 años de ejercicio profesional, en 1.972, el entonces Alcalde de Barranquilla, Dr. Miguel de Bolívar Acuña, lo llamo a calificar servicios.

A él la indiferencia estatal de la época, no lo afecta. El solo l hecho de tener el sentimiento de afecto de su familia y el reconocimiento perenne de sus alumnos le basta. ¡¡¡¡¡Gracias…profesor!!!!!

0 Comments

Leave a Comment

Categorías