viernes, agosto 17, 2018
Gran juego en el Elías Chegwin, donde Colombia se robaron el espectáculo.

Gran juego en el Elías Chegwin, donde Colombia se robaron el espectáculo

Por. Jaime Guzmán

Sin duda que el reconstruido Coliseo Elías Chegwin volvió despertar de ese letargo sueño que tuvo cuando el desaparecido equipo de Caimanes de Barranquilla, en los 90, era siempre protagonista en el campeonato nacional. En esta oportunidad con mayores comodidades, la efervescencia de los aficionados por esta disciplina y en esta oportunidad, por la selección cafetera, volvió a brillar.

En un principio el equipo de Puerto Rico estuvo al poder del encuentro, pero en el final del tercer del cuarto, se pellizcó el equipo colombiano.

Una maniobra que cambió el encuentro en favor de las cafeteras fue el valioso punto que obtuvo la base colombiana Narlyn Mosquera. Peleó el balón entre tres rivales, volteó y a pura energía terminó encestando la pelota.

Colombia siguió sometiendo en el juego y en el final remontó el partido con una jugada de distracción, en la que Yanet Arias se le escapó a su marca y anotó en solitario. El duelo se colocó 39-38.

Nuevamente el último cuarto sería equilibrado entre ambas selecciones, pero más fuerza mental tenía el equipo local, además estaba con mejor estado físico ni hablar del publico barranquillero que siempre apoyó, insipiró para que las colombianas se llevaran el resultado

Y las colombianas se pusieron adelante en el marcador. El momento más emotivo del encuentro estuvo en en las manos de la ‘pequeña gigante’ Maira Caicedo, quien apuntaría un cobro de falta a 3 segundos del final del partido, para poner el marcador 63-59. 

Disputa En el juego entre colombianas y puertorriqueñas Foto: Prensa Barranquilla 2018

0 Comments

Leave a Comment

Categorías