lunes, agosto 20, 2018
Junior: 94 años de historia futbolística  HOMENAJE A “GARRINCHA”

.

Hace 50 años el jugador brasilero Manuel Francisco Do Santos, jugó con el club barranquillero, el 25 de agosto de 1968, en partido ante Independiente Santa Fe, en el estadio “Romelio Martínez”.

WILDER MOLINA COLINA,

Especial para LA LIBERTAD

Recordar, es vivir: Hoy 7 de agosto, el Junior arriba a sus 94 años de haber sido fundado, tiene en su historial el cuadro barranquillero acontecimientos interesantes a lo largo de su existencia desde 1924, uno de ellos imborrable, como fue la presencia en su nómina del mundialista brasilero Manuel Francisco Do Santos, apodado “Garrincha” o “Mané”, hace 50 años y pese a tener unos kilos de más, volvió a gambetear, esa vez en el gramado del estadio Romelio Martínez, se mostró como una figura e hizo enloquecer al público.

El domingo 25 de agosto de 1968, las gradas del coliseo de la calle 72, fueron insuficientes, más de 20 mil espectadores, desde las diez de la mañana se instalaron para ver el debut del ídolo, del jugador que fue tan brillante como Pelé, quienes conformaron una gran pareja en el Mundial de Suecia en 1958, siendo ambos debutantes.

A “Garrincha” se le llamó “el rey de la gambeta”, por la forma fácil como driblaba, habilidoso, con una deformidad en una de sus piernas, una de ellas era más corta que la otra, nada de eso se convirtió en obstáculo. Confundía a quienes lo marcaban y trataban de quitarle el balón, sus adversarios, carecían de recetas o forma para contenerlo, además era veloz y escurridizo por el costado derecho o izquierdo.

En el Junior, solo jugó un partido, fue la famosa época en la que los futbolistas brasileros eran apetecidos por el club barranquillero y la afición, antes de “Garrincha”, habían desfilado por el club rojiblanco en 1966 – 1967 y 1968, Roberto Do Amaral, Federico Rodríguez, Edvaldo Alves de Santa Rosa “Dida”, Ndir Eraldo Pretes (Laerte), Ayrton Batista Do Santos, Othon Alberto Dacunha, Escurinho, Othon Valentín, Nilson Bruno, Paulo César de Oliveira, Waldyr Cardozo “Quarentinha”, Romeiro, Nivaldo Peixoto, Juan Carlos Cunha, Eduardo Texeira Lima y como entrenador Marinho Rodríguez de Oliveira.

Manuel Francisco Do Santos, llegó a Barranquilla cinco días antes del partido que jugaría frente a Independiente Santa Fe, vino acompañado de la cantante Elsa Suárez, con la cual se había casado el jugador brasilero, ella también tenía una presentación en la ciudad, en el Hotel Andaluz.

Llegó “Garrincha” pasado de peso y con algunos kilos de más, alcanzó a estar en un par de prácticas con el Junior y el 25 de agosto saltó al campo de juego, bajo la mirada de los 20 mil espectadores que ese día abarrotaron el estadio “Romelio Martínez”, la gente se acomodó como pudo y alcanzó a ver los destellos de uno de los grandes futbolistas de Brasil y el mundo, Junior tenía el privilegio de tenerlo en sus filas.

Fue un contrato por un partido, recibió la suma de 600 dólares, no estuvo “Garrincha” en la plenitud de sus condiciones, sin embargo, cada vez que tomó el balón y se corrió por el costado derecho y desarticuló a los marcadores que le colocó el cuadro capitalino, los amagó y gambeteó.

El equipo Junior perdió ese partido contra Santa Fe 2-3, los goles del club local fueron anotados por Texeira “Maravillita” Lima y Ayrton Do Santos. Por Santa Fe marcaron Alfonso Cañón, en dos ocasiones y uno de Delio “Maravilla” Gamboa.

“Garrincha” alcanzó a lanzar cinco balones, los puso en el punto penal, los cuales no fueron capitalizados por sus compañeros, no obstante el público se levantaba de sus asientos para esperar la acción final, pero los balones fueron sacados por los defensores de la visita.

A pesar de la derrota, los aficionados barranquilleros, aquel domingo 25 de agosto, se fueron satisfechos, habían presenciado las descolgadas, los driblings y centros de “Mané”, quien se encontraba en el ocaso de su carrera deportiva. Después de ese juego con Junior, “Garrincha” no volvió a jugar más, murió el 20 de enero de 1983, a la edad de 49 años en Bangú, el alcohol y las mujeres, lo llevaron al abismo, falleció en la miseria, en medio de la indigencia.

“La alegría del pueblo”, como lo calificaron cuando militó en el Botafogo, por su creatividad, sus goles y desequilibrio, también le produjo entusiasmo y expectativa a la afición barranquillera, durante los 90 minutos jugados con el Atlético Junior, el nombre de Manoel Francisco Do Santos “Garrincha” quedó en la historia de la divisa rojiblanca.

0 Comments

Leave a Comment

Categorías