Por:Redacción

Con 22 años Simone Biles, cada vez que realiza una de sus presentaciones, los gritos, aplausos y caras de sorpresa del público demuestran que no es una gimnasta cualquiera.

La brillante rutina de piso que hizo Biles este martes en la ciudad alemana llevó a Estados Unidos a ganar el oro en equipos femeninos en el mundial y convertirse en la mujer más condecorada en la historia global de los mundiales de gimnasia.

Biles aseguró su 21ª medalla mundial, superando a la rusa Svetlana Khorkina por el récord femenino en ese campeonato.

Además, la superestrella ya suma cuatro movimientos con su nombre, los llamados “Biles”, y los cuatro se encuentran entre los elementos más difíciles jamás vistos en la gimnasia. Sin embargo, Biles no recibió la puntuación que esperaba.

El pasado sábado, Biles hizo historia en su aparición inaugural en el campeonato mundial de 2019 al realizar durante su rutina de ejercicios en el piso un triple-doble mientras que, en la barra de equilibrio, hizo una salida con un doble-doble, que es un doble mortal hacia atrás con dos giros.

Tras el revuelo que se desató por la calificación a Simone Biles, la Federación Internacional de Gimnasia dijo en un comunicado que su decisión es “razonable”, teniendo en cuenta “el riesgo y la seguridad de las gimnastas”.

“Existe un riesgo adicional al caer en los saltos dobles en la salida de la barra, con o sin giros, que incluye una posible caída sobre el cuello” explica el comunicado de la FIG publicado en su sitio web.

#cadenaradiallalibertad