Por:Redacción

Marieke Vervoort tenía una enfermedad muscular degenerativa e incurable.

Y por ello la atleta paralímpica belga había autorizado, desde 2008, que médicos la sometieran a la eutanasia cuando ella lo decidiera. La decisión para poner fin a su vida la tomó este martes, anunciaron las autoridades de su ciudad natal de Diest.

Según la declaración Vervoort “respondió a esa opción el martes en la noche” y murió a los 40 años tras abandonar el tratamiento que recibía en un hospital y someterse a una eutanasia.

Vervoort, que ganó medallas de oro y plata en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 y otras dos medallas en Río 2016, padeció la enfermedad durante más de dos décadas, desde que la diagnosticaron cuando tenía 14 años.

La enfermedad comenzó en 1993 a raíz de una inflamación en un pie. Desde entonces el dolor se volvió algo intrínseco en su vida.

Sin mayores precedentes, lo único que acertaron los doctores a decir fue que se trataba de una enfermedad muscular degenerativa incurable, con origen en la columna vertebral.

Poco a poco le dejaron de funcionar las piernas y tuvo que depender de la silla de ruedas. Después llegó la pérdida de visión y la creciente aparición de ataques de epilepsia. Y debido al dolor tan intenso, en muchas ocasiones sólo podía dormir en períodos de 10 minutos.

Tomado de: bbc.com

#cadenaradiallalibertad